Vinos & bebidas


Argentina, el solar del malbec

Hablemos de nuestro gran vino, ¡en el Mes del Malbec! Es uno de los iconos argentinos en el exterior y Argentina hoy tiene la mayor extensión de viñas Malbec del mundo. En el año 2017, llegamos a un total de 41.301 ha cultivadas, lo cual representa el 18,7% del total de vid del país. Solo Mendoza concentra el 86% de esta producción. En Chile tienen 6000 Ha y en Francia solo 5000.
 
Si bien, fueron la huestes romanas los que llevaron vides en el 150 d/C. Europa, nuestro Malbec es de estirpe Francesa, porque las primeras viñas si bien provienen de Cahors, las de nuestra patria, eran de Bordeaux. Una zona  privilegiada ubicada en el sudoeste de Francia. Ya durante la Edad Media su fama se extendió. El “vino negro” de Cahors o Cot, fue muy reconocido, tanto que en el 1150, Leonor de Aquitania lo llevó a Inglaterra con gran éxito. Al llegar al siglo XIX, se cierra el comercio con Inglaterra y los franceses cultivan otros cepajes, en desmedro de la Malbec.
 
Argentina recibe la variedad en 1852, traída por el experto francés Aimeé Pouget, a quien luego, ya el Gobernador Sarmiento le encarga organizar en Mendoza, el tema de viñedos. Y un año después se aprueba la creación de la Quinta Nacional y la Escuela de Agricultura.
 
En Europa, en 1863, azota los viñedos una plaga: La Filoxera, que durará hasta 1877. La Filoxera diezma la uva para vino y entre ellas la Malbec, pero la genial uvita ya estaba en Argentina y a salvo. Nuestro país es el único que tiene vides originales de Francia. Como es un cepaje muy próspero con mucha producción, se utilizó masivamente en vinos medios. Pero en los ´80, una crisis argentina, hace que los productores mendocinos dejen de lado este cepaje para concentrarse en la Cabernet Sauvignon, erradicando 4000 Ha, pensando que sería la solución para posicionarse en el comercio exterior. 
 
Craso error. La realidad (era imposible competir con la  Cabernet francesa) vuelve a poner la mirada en la Malbec. Y los bodegueros se dan cuenta que es un cepaje que, con los cuidados adecuados en el viñedo, puede llegar a dar grandes vinos. Se recuperan las plantaciones y crece la superficie cultivada de Malbec. El primer gran Malbec, el Estrella de Weinert fue la cosecha 1977, que esta bodega supo proteger y elaborar, quedando en la historia de  los vinos argentinos.
 
Entre 1990 y 2009 va consolidándose como “Cepaje Insignia Argentina”. Y se suceden los excelentes Malbec argentinos que nos han dado fama en el mundo.
 
En 2011, el 17 de abril es elegido por Wines of Argentina como DIA DEL MALBEC y por lo tanto, Abril el mes dedicado a ese cepaje. Esa fecha se elige para conmemorar la creación de la Quinta Nacional. El Malbec es un embajador de los vinos argentinos en el Mundo y considerado como el “cepaje” argentino por calidad ¡hay vinos a todo lo alto! y cantidad de viñedos . ¡¡¡Salud!!!